La Torre de la Quintana es, en origen, una torre del siglo XV, de puro estilo cántabro, cobijo de peregrinos, que fue adquirida en el siglo XVII por Juan de la Viesca y Lazbal, empadronado en Liendo como Hijodalgo y miembro de una familia muy enraizada en el Valle, que construyó la Casona anexa para su vivienda y como tal la mantuvieron las sucesivas generaciones de esta familia hasta que su titular actual, Alejandro Rojas-Marcos de la Viesca, en 2008, la convirtió en Posada-Boutique, a la que han vuelto multitud de peregrinos, por estar ubicada en el Camino de Santiago, reconocido por la UNESCO.

Este establecimiento hotelero de carácter rural, cuidadosamente decorado con importante mobiliario antiguo, que respeta el estilo cántabro y a la vez asegura su confortabilidad, en 2019 fue ampliado al incorporar y restaurar un antiguo edificio, de la misma propiedad, situado junto a La Torre.

Actualmente, tiene dieciséis habitaciones, que son Suites, Excellence, Premium, Classic y Economic. En todas ellas hay wifi, así como en las zonas comunes. También, dispone de sauna y de jacuzzi al aire libre.

La Posada está situada en pleno centro del Valle, a quinientos metros del Ayuntamiento. Aproximadamente, a un kilómetro está la Playa de San Julián, con sus impresionantes acantilados, a seis kilómetros la de Laredo, una de las más bellas de Europa, y a ocho kilómetros la de Sonabia, ideal para amantes del naturismo.

El Valle de Liendo está rodeado de montañas, una de las cuales le da salida al mar. Tiene mil habitantes y veinte kilómetros cuadrados de extensión. Su diseño urbanístico es muy apreciado, por tratarse de viviendas unifamiliares de altura limitada. Está situado en la costa oriental de Cantabria, a unos cincuenta kilómetros de Santander y a otros tantos de Bilbao, ciudades con las que se comunica por autovía.

En Liendo se han descubierto restos neólíticos, pero su verdadero origen se remonta a la Alta Edad Media, siglo IX, y hay pruebas de desembarco de vikingos en esa época.

El rey Alfonso VIII de Castilla, en el siglo XII, le otorgó el título de Valle Realengo, lo que significaba depender exclusivamente de la autoridad del Rey, quien llegó a tener allí su propio palacio. Pero se han descubierto restos neolíticos de pastoreo y pruebas de desembarco de vikingos en el siglo IX.

Del patrimonio artístico de Liendo hay que destacar su Iglesia de Santa María, de estilo renacentista del siglo XVII, declarada Bien de Interés Cultural, la Ermita de San Julián, junto al mar, y la Ermita de la Virgen de las Nieves, junto a un impresionante puente prerrománico.

Destaca también su rico patrimonio arqueológico y espeleológico, con enormes cuevas e infinidad de cavidades.

Liendo es muy conocido por su biodiversidad en avifauna y en flora arbórea, que atrae a aficionados de muchos países.

Sin duda, el Valle de Liendo y la Posada-Boutique La Torre de la Quintana hacen un atractivo maridaje.

Servicios

Localización